La ciberseguridad se está convirtiendo en un tema importante en la era actual. Tanto las miradas indiscretas como los piratas informáticos se están volviendo experimentados y maliciosos para obtener acceso a nuestra información y datos personales. Esta situación está aumentando día a día y cada dos días o semanas vemos noticias sobre datos filtrados, cifrado, intromisión y otros problemas de privacidad digital. En aras de la protección y seguridad de los datos y actividades de tráfico de Internet y para utilizar Internet de manera segura sin temor ni preocupación, los usuarios utilizan un servicio de VPN o proxy.

Ambos métodos son conocidos por mantener la identidad anónima y ocultar la dirección IP, sin embargo, la capacidad de funcionamiento de ambas tecnologías difiere entre sí. Tanto las VPN como los servidores Proxy permiten un mayor grado de privacidad de lo que podrías tener,  protegen las identidades de los usuarios y son excelentes herramientas para acceder a contenido geo-restringido. Dado que ambos servicios pueden hacer el trabajo, las personas tienden a hablar de ellos indistintamente. Sin embargo, uno protege su privacidad y el otro no. Veamos qué los hace diferentes.

Proxy

Normalmente, cuando navegas por la web, tu computadora se conecta directamente a un sitio web y comienza a descargar las páginas para que las lea. Este proceso es simple y directo.

Cuando usas un servidor proxy, tu computadora envía primero todo el tráfico web al proxy. El proxy reenvía la solicitud al sitio web de destino, descarga la información relevante y luego se la devuelve. ¿Por qué harías esto? Hay un par de razones:

  • Deseas explorar un sitio web de forma anónima: todo el tráfico parece provenir del servidor proxy, no de tu computadora.
  • Debes omitir una restricción de contenido. Famosamente, la suscripción a Netflix en E.E.U.U. no funcionará en Latinoamérica. Pero si te conectas a un servidor proxy de E.E.U.U., percibes como si estuvieras viendo la televisión desde E.E.U.U.

Ahora bien, mejor definamos qué es un proxy.

Un proxy actúa como una puerta de enlace: es ideal para funciones básicas como navegación web anónima y gestión (o eludir) restricciones de contenido. Los servidores proxy sobresalen en el enmascaramiento de IP y la mala dirección, lo que los hace buenos para ver contenido geográficamente limitado. Permiten a los usuarios eludir las restricciones de contenido y la supervisión, o imponer restricciones de contenido del sitio web, para que no puedas iniciar sesión en ciertas páginas web en el horario de la empresa.

Aunque funcionan muy bien, también hay algunos problemas con los servidores proxy:

  • El propietario del servidor puede ver todo el tráfico web que pasa a través de un proxy. ¿Conoces al propietario del proxy? ¿Se puede confiar en ellos?
  • El tráfico web entre tu computadora y el proxy, y el proxy y el sitio web no está cifrado, por lo que un pirata informático experto puede interceptar datos confidenciales en tránsito y robarlos.

¿Cuándo se debe usar un proxy?

  • Si necesitas una solución simple y rápida para evitar un firewall o geobloque y no estás transmitiendo datos confidenciales ni accediendo a nada que necesites ocultar o proteger. Desafortunadamente, los servicios de transmisión como Netflix usan tecnología anti-proxy para bloquear las conexiones que provienen de servidores proxy conocidos, por lo que rápidamente se están extinguiendo en este campo.
  • Si estás ejecutando un sistema desactualizado con recursos limitados. Debido a que los servidores proxy no requieren software de cliente, son menos agotadores en los recursos del sistema y no afectarán el rendimiento del dispositivo.
  • Si deseas mejorar el rendimiento de tu dispositivo, los servidores proxy de almacenamiento en caché pueden detectar los sitios web a los que accedes con mayor frecuencia y almacenar una copia de ellos para reducir el uso de ancho de banda. Sin embargo, dado que estás accediendo a una página en caché, la información que contiene puede estar desactualizada y no puedes usarla para servicios en vivo, como por ejemplo las noticias de Facebook.

Proxy

VPN

Una red privada virtual (VPN – Virtual Private Network en inglés) es conocida por agregar una capa de seguridad y privacidad a la experiencia general de Internet. Cada vez que te conectas a Internet mediante una VPN, todos los datos de tráfico de Internet pasan a través de un servidor remoto encriptado.

Dado que una VPN opera a nivel de red, por lo tanto, su uso también se expande más allá del navegador web. Una VPN asegura que cualquier programa y aplicación dependiente de Internet que se use sea compatible y fortalecido por el cifrado. Por lo tanto, una vez que se establece una conexión, todo se configura y protege automáticamente.

Es bastante similar a un proxy. Tu computadora está configurada para conectarse a otro servidor, y puede ser que tu tráfico web se enrute a través de ese servidor. Pero un servidor proxy solo puede redirigir las solicitudes web, una conexión VPN es capaz de enrutar y anonimizar todo el tráfico de tu red.

Hay una ventaja significativa de la VPN: todo el tráfico está encriptado. Esto significa que los piratas informáticos no pueden interceptar datos entre tu computadora y el servidor VPN, por lo que tu información personal confidencial no puede verse comprometida.

Las VPN son excelentes cuando necesita usar el WIFI en una cafetería: el uso de una VPN en lugar del WIFI local potencialmente sin cifrar agrega otra capa de privacidad. ¿Quién sabe quién está al acecho en esa red, simplemente sentado en la esquina bebiendo café y esperando para robar los dígitos de tu tarjeta de crédito?

¿Cuándo deberías usar una VPN?

  • Cada vez que navegas en línea, para proteger tu información privada y el anonimato en línea.
  • Si descargas y siembras torrents. Puedes descargar un archivo con derechos de autor, incluso accidentalmente, y una VPN hace que sea imposible para agencias externas rastrearlo. Sin embargo, si tu conexión no está asegurada con una VPN, podrías enfrentar fuertes multas y otras consecuencias legales por piratería.
  • Cada vez que te conectas a una red wifi pública. Es extremadamente fácil (y común) que los piratas informáticos ataquen tu red no segura a través de un Wi-Fi público, pero si usas una VPN, el cifrado evitará que cualquier persona pueda acceder a tus datos privados.
  • Si vives en un país donde prevalece la censura y la vigilancia en línea, una VPN de alta calidad te permitirá evitar la censura, mientras mantienes en secreto tu actividad de navegación de las miradas indiscretas del gobierno.
  • Si desea omitir los bloqueos geográficos para acceder a contenido bloqueado por región, como Netflix, HBO Go y Hulu. Las VPN premium pueden evitar los bloques geográficos y los bloques VPN que se interponen en su camino.

VPN